Abel Pintos en una Noche mágica en el Festival Nacional de la Papa

Tras dos horas y veintitrés minutos de actuación, Abel Pintos pasó anoche por el Teatro Griego “Ciudad de Villa Dolores” por tercera vez, entregando una noche mágica de música y palabras ante un coliseo dolorense colmado de espectadores.

El susto de la lluvia se transformó en la noche soñada para propios y extraños.

“Muchas gracias por invitarme” dijo el natural de Bahia Blanca luego de su tercera interpretación, ruidosamente ovacionado por una multitud que no solo cantaba y coreaba sus canciones, sino que el Teatro Griego se transformó en un gigantesco escenario de luces porque todos filmaron un espectáculo brillante, inolvidable e irrepetible.

“Muchas gracias por dejarme participar de esta fiesta, aquí vine por primera vez siendo muy niño, gracias Villa Dolores” marcadamente emocionado Abel seguía cantando recreando el universo de sus más de veinte años de actuación ante un exultante escenario multitudinariamente concurrido, que era testigo de semejante show que convirtió a Villa Dolores en una suerte de capital del país, en la apertura de la vigésimo octava edición de la fiesta Nacional de la Papa.

A la una y veinte de la madrugada recibió un reconocimiento de manos de la Intendente Gloria y

solamente alcanzó a decir “lo agradezco de todo corazón” y vino una nueva ovación.

Entre el delirio, las emociones y esa fantástica onda que transmite a través de la música y la poesía, Abel presentó a sus músicos y dijo “nos quedan muchos conciertos y muchos festivales de la papa para seguir compartiendo”.

Vino el consejo paternal ante la multitudinaria concurrencia “somos muchos, a cuidarse todos y regresemos a casa tranquilamente”.

Puso la cuota de humor cuando irónicamente dijo “siento mucho que no tengamos otra canción en el repertorio, pero la verdad ya tocamos dos horas, se pueden dejar de joder” y la multitud bramó ruidosamente festejando la ocurrencia y dándole masa a los músicos para seguir cantando y edificando una actuación solamente exclusiva en un grande de verdad.

Y siguió cantando ante dolorenses, mendocinos, puntanos, uruguayos, cordobeses de capital y de varias ciudades del interior provincial y no se iba del escenario, demostrando una profesionalidad sin límites.

A las dos y tres minutos de esta madrugada se despidió del Griego…había comenzado a las veintitrés y treinta siete, redondeando casi dos horas y media de actuación.

 

UN SHOW IMPECABLE

El bahiense, uno de los artistas más destacados del país, que trascendió diferentes generaciones, con el mágico recurso que lo caracteriza construyó en el “Griego” un idioma directo con sus seguidores a través de la música y el canto, captando el cariño de todos con su voz.

Abel Pintos con todos los recursos en la mano mostró en Villa Dolores eso que no todos tienen: un idioma personal y universal que le da chapa propia y le permite expresar sus sentimientos.

El roce internacional lo hizo caminar el Teatro Griego con una soltura inigualable, desembocando en esa ansiedad junto a una extrema profesionalidad para entregarse al público.

Observarlo en el escenario dolorense trajo recuerdos de León, Mercedes, Aznar y Cerati, especialmente del líder de Soda Stereo donde con el paso del tiempo fortaleció su sensibilidad musical, búsquedas actorales y construcción poética.

Estar en la primera fila o en la última grada fue realmente lo mismo, y eso se logra con calidad, virtuosismo; algunos lo llaman vínculo artístico, festejo compartido, Abel mostró la fórmula en el Teatro Griego.

A esta altura, cuando la escritura le está pidiendo permiso al descanso, porque se viene el amanecer, se repiten las imágenes del espectáculo y es sinceramente atrapante y conmovedor.

 

Guillermo L. Sappia

Municipalidad de Villa Dolores.

Gestión con Gloria.

Scroll to top